08/07/2012

Crise - a subida do dólar

A impressão que eu já tinha sobre a desvalorização da moeda brasileira frente ao dólar, nos últimos meses, confirmou-se com a leitura de uma notícia do jornal El País, do Uruguai: o Real é a segunda moeda que mais se desvalorizou frente à moeda americana no segundo trimestre de 2012, consideradas as principais moedas do mundo.

Só ficamos atrás do nosso vizinho, Uruguai, e somos acompanhados de perto pela Rússia e pela Índia. De certa forma, isso é resultado da política adotada pelos BRICs: desvalorizar suas moedas para competir melhor. Com as commodities em baixa, países que são grandes exportadores, como Brasil e Rússia, certamente sofreriam o impacto de forma mais intensa. 

O que você tem a ver com isso??? Simples: ficou quase 20% mais caro viajar para fora do país de março/abril para cá. Bons tempos aqueles em que estávamos cambiando a R$ 1,59!!

Para quem se interessar, a íntegra da notícia segue abaixo.


DIEGO GUICHÓN
El peso uruguayo fue la moneda que más se depreció frente al dólar estadounidense en el segundo trimestre del año, entre las 28 principales divisas del mundo cuyos arbitrajes publica diariamente el Banco Central (BCU).
La caída de la moneda uruguaya, o alza del dólar, durante los meses de abril, mayo y junio fue de 12,14%, tomando en cuenta la cotización interbancaria, que cerró junio a $ 21,914, es decir $ 2,372 por encima del final de marzo.
Le siguieron de cerca el rublo de Rusia y el real de Brasil, los que bajaron un 10,49% y 10,27% respectivamente. Por último, dentro de este grupo de las que más retrocedieron estuvo la rupia de India, con una depreciación de 9,36%.
Un escalón por debajo se ubicaron el rand sudafricano (-6,7%), el euro (-5,39%), el guaraní de Paraguay (-5,34%), la corona danesa (-5,29%) y el franco suizo (-5,15%).
En el otro extremo, solo cinco divisas lograron ganar terreno frente al dólar estadounidense: el yen de Japón (+3,6%), la corona islandesa (+1,23%), el peso colombiano (+0,28%), el nuevo sol peruano (+0,1%) y el dólar de Hong Kong (+0,09%).
En el grupo intermedio, las depreciaciones oscilaron entre un 4,62% y 0,88%, dentro del cual se ubicaron en orden descendente: la corona de Noruega y de Suecia, el peso mexicano, el ringgit de Malasia, el peso argentino y el chileno, el forint húngaro, el dólar neozelandés, la libra esterlina, el dólar canadiense, la lira turca, el dólar australiano, el won coreano y el yuan de China.
La apreciación generalizada del dólar se dio ante la fuerte volatilidad de los mercados financieros internacionales y los persistentes temores respecto de la situación en Europa, con lo que los inversores optaron, en general, por buscar activos y monedas más seguras. Esa tendencia se conoce en la jerga financiera por el término en inglés "flight to quality" (vuelo a la calidad) siendo el dólar una de las opciones más buscadas.
En el caso de Uruguay, debido a la poca profundidad del mercado y a la falta de vendedores, se dieron muchas intervenciones de bancos privados en el lado comprador, lo que generó la fuerte presión alcista sobre el dólar.
El BCU, cuya función en el mercado cambiario local es evitar oscilaciones bruscas del tipo de cambio, solo intervino en el lado comprador cuando la presión vendedora se intensificó, principalmente en abril y parte de mayo, no efectuando ninguna venta para contener el fuerte ritmo alcista.
Distinto fue el caso de Brasil, principal referencia para el circuito local, donde la intervención del Banco Central (BCB) fue determinante para enfriar el mercado cambiario. El dólar llegó a casi 2,10 reales en junio, con lo que acumulaba una apreciación cercana al 15%. Además, el BCB modificó el impuesto a los fondos captados en el exterior (IOF) por empresas y bancos brasileños, reduciéndolo de un plazo de hasta cinco años a dos años.
De esta manera, con la mayor apreciación del dólar en Uruguay que en Brasil, se recuperó algo de competitividad con el principal socio comercial en este período.
Por otra parte, el gobierno uruguayo espera que el billete verde se mantenga prácticamente estable (con una leve baja) en lo que resta del año, según se desprende de la proyección sobre tipo de cambio promedio incluida en el mensaje adjunto al proyecto de ley de Rendición de Cuentas.
Para 2012, el Ministerio de Economía proyecta que el dólar promedio aumente un 7,9% respecto de la media de 2011, lo que arroja una cotización de $ 20,827. A su vez, para 2013 se espera un ascenso promedio de 6,1% ($ 22,097). Para los dos años siguientes esperan subas de 3,7% en cada uno ($ 22,915 y $ 23,763 respectivamente).
El País Digital

Nenhum comentário: